Diego Puetate, el guerrero amable de La Torre: “Nunca es tarde para ciertas cosas. Si te propones algo, adelante con ello”

Diego Puetate es uno de esos tipos que se hace querer: afable, sencillo y resolutivo. Hablamos de una persona que se compromete mucho más allá del promedio. Si necesitas ayuda para que te cubra en un partido, ahí está él: accesible y disponible. Diego hace crecer a sus equipos desde la permanencia, el compromiso y la confianza. Unos ingredientes que, junto a Isa Serrano, ha transmitido de maravilla a sus muchachos de este curso, el junior masculino. Además de su «enorme corazón, también queremos resaltar su simpatía y rollazo vistiendo».

Además, tiene una faceta como hombre orquesta (estudia, trabaja, entrena y juega) que explica su madurez y claridad de ideas, que queda de relieve en esta conversación. Lo que no reflejan sus palabras (ni siquiera estas imágenes) son sus tatuajes. Dicen que las personas que se tatúan son gente que se compromete con las personas a las que aman o con las que construyen. El protagonista de este relato cumple sobradamente con ese axioma. No hay más que escuchar a dos de las personas que mejor le conocen en su versión 2.0 de joven con las ideas claras.

Por ejemplo, Mary Recalde, entrenadora de La Torre, nos explica que «Diego es una de esas personas que la vida te da y que tienes que aprovechar porque no vas a encontrarte a nadie como él. Con el he aprendido, he crecido y he compartido momentos irrepetibles. Sin duda para mí un recuerdo imborrable ha sido compartir codo con codo en la Torre a un equipo que nos enseñó y al que enseñamos dentro y fuera de la cancha. Es un chico que cae bien a todo el mundo y no tengo dudas de por qué: es divertido, inteligente, sensible, que escucha y que pase lo que pase siempre esta ahí. A veces nos llevamos a matar jajaja pero es imposible no quererle».

Las valoraciones de su compañera en el timón del junior masculino, Isa Serrano, no le van a la zaga:»Diego Puetate es el mayor descubrimiento de este año en la Torre para mí, es un tío genial, con un rollazo impresionante y que te llena de luz! Es alegría y buen rollo, incluso después de un mal día o en un entrenamiento flojo. Lo que más me ha gustado de él es el esfuerzo, compromiso y entrega a cada una de las cosas que hace. Es ambicioso con todo lo que para él tiene importancia. Yo le he cogido especial apego por el cariño que muestra cuando se siente a gusto con alguien, eso siempre llena.

Como entrenador es una mezcla perfecta de «saber técnico» y «saber moral»: Es esquematizado, siempre trae los entrenamientos preparados, sabe aplicarlos en el campo de una manera ejemplar y además sabe llevar a unos niños que, aunque sean maravillosos, pueden ser desastrosos muchas veces y hay que saber llevarlos».

Charlamos con Diego un rato antes del entrenamiento con sus chavales. Llama la atención que se toma su tiempo para formular cada respuesta. Ese esmero también transpira en su manera de aprovechar la vida como una gran oportunidad: en la que la organización y la actitud juegan un papel crucial.

¿Cómo ha sido tu trayectoria en La Torre?

Empecé en tercero de primaria, en escuelita. Y desde entonces he pasado por todas las categorías, y aquí sigo. Muy contento, ahora en el senior. Además, desde primero de la ESO soy entrenador, y empecé también por la base, desde escuelita.

¿Qué representa La Torre para ti?

Se puede decir que es como una familia para mí. Una segunda casa (sonríe).

Ahora mismo vives con una cuádruple identidad: como jugador, entrenador, estudiante y trabajador. ¿Cómo te organizas para llegar a todos los frentes?

Durmiendo poco (sonríe). Sobre todo, organizándome mucho. De esa manera acabo llegando a todos los sitios y procuro hacerlo en cada uno de ellos de la mejor manera. Creo que es una cuestión de orden y actitud.

¿Qué anécdota recuerdas con especial afecto de tu trayectoria aquí?

Las mejores anécdotas son de los campamentos, que son los ámbitos donde más piña haces y donde estás más en contactos con los componentes de la asociación. Sobre todo, las gymkhanas. Me acuerdo sobre todo de las que organizaba Adenike, que me entrenó bastante de pequeño, y para mi gusto han sido las mejores gymkhanas que he tenido.

Este curso has entrenado al junior masculino. Hablabais Isa y tú en vuestra reflexión acerca de cómo el equipo ha ido creciendo a lo largo del año en autoestima y confianza.

Si, empezamos poquitos y con la autoestima muy baja de la temporada anterior, en la que ganaron pocos partidos. A base de trabajo, motivación y fomento de su autoconfianza cambiaron el chip poco a poco. Se han ido fortaleciendo en todos los aspectos cada vez más y han hecho mucha piña. Isa y yo estamos muy contentos por todo el trabajo que han desarrollado. Me ha gustado mucho también como los veteranos han asumido más responsabilidad para integrar a los que llegaban y cómo han sabido guiar al equipo.

¿Tu jugador y tu equipo favoritos?

Soy fan incondicional de Lebron, porque es muy buen líder en todos los equipos en los que ha estado y porque trabaja al máximo y se autoexige cada día para estar en lo más alto. Es una pena que este año no haya entado en los play off, pero seguro que el año que viene vuelve más fuerte. Respecto al equipo, ahora mismo es Miwaukee Bucks: es un equipo joven, con jugadores muy buenos, aunque todavía no tienen un gran nombre, y se ha metido en la final de la conferencia en su segundo año trabajando con ese núcleo de jugadores prometedores, tiene mucho mérito.

Test del tapeo: una manera más desenfadada de conocer a nuestrxs voluntarixs

Tu plato de comida favorita

Espaguetis a la carbonara.

Un consejo para la vida.

Nunca es tarde para ciertas cosas. Si te propones algo, adelante con ello. Aunque sea con el mínimo apoyo, lo importante es ser feliz y disfrutar del camino.

Una persona que te haya marcado de La Torre.

He hecho muchos amigos y aprecio a muchos entrenadores. Pero siempre me voy a quedar con Rut como referente de entrenadora, es un pilar: tanto emocional como baloncestísticamente. Transmite unos valores y una actitud con la que te sientes muy a gusto.

Un libro que recomiendes.

El miedo a la libertad, de Erich Fromm.

¿Si tuvieses que escoger un superhéroe con el que te sientas identificado?

Spiderman. Siempre me ha gustado, desde pequeño, y he crecido con él. Me gusta mucho eso de que sea un chaval joven, que todavía no es consciente del poder que tiene y la responsabilidad que eso representa.

¿Cuál crees que es la receta para que en nuestra sociedad haya más respeto a la diversidad y a la igualdad de oportunidades entre géneros?

Creo que la receta es dejar de ver géneros y diferencias entre las personas. Ver a todas las personas igual. Cada una tenemos nuestras limitaciones, pero todas tenemos las mismas oportunidades de llegar a donde queremos.

¿Cuáles son las personas a las que más admiras?

Mis padres son mis referentes y lo van a ser durante toda la vida. Si no fuera por ellos, yo no estaría aquí. Gracias a ellos tengo los valores que tengo, que son también los que procuro transmitir cada día.